• Blanca Santoro

Te doy mi corazón




Érase una vez, en un remoto lugar, una muchacha llamada Sophie Beckett. Una joven con una madrastra, y un montón de zapatos por limpiar y orinales que vaciar. Una joven convertida en criada, que soñaba con aparecer un día en la columna de lady Whistledown.



—Sophie —dijo él, con voz rasposa. Seguro que tenía la garganta seca e irritada—. La criada.

—Estoy aquí —dijo ella, asintiendo—. ¿Qué se le ofrece?

¿Cuántas horas eres capaz de mantenerte despierta después de un día de poda? Ya sabes, de cortar, serrar y volver a cortar y a serrar troncos; de recoger y limpiar los parterres llenos de hojarasca. Así un día tras otro, durante dos semanas de locura.


Dos semanas que me encantan, pero que me dejan por el arrastre. Tanto que por la noche soy incapaz de abrir un libro y mantenerme despierta más de cinco minutos. O por lo menos así era hasta que empocé a leer Te doy mi corazón. El tercer libro de la romántica y divertida saga familiar los Bridgerton.

—Tu vida no tiene por qué ser aburrida, lo sabes.

—La prefiero aburrida —espetó ella, intentando pasar.

—Si así es como la deseas.

—Así la deseo —dijo ella, pero las palabras no le salieron con la firmeza que habría querido—. Así la deseo —repitió.


Es un cuento narrado hace mucho tiempo, cosido ahora con hilos de oro. Es un sueño. Una zapatilla de cristal olvidada en el último escalón. Un guante, una sonrisa, el suave vaivén del deseo al despertar. Una pincelada, un brochazo de rojo pasión. Es un suspiro, un gemido, un todo contenido en un segundo. Es. Simplemente.



Sinopsis:


Como en el cuento de Cenicienta, Sophie ve una noche cumplirse su sueño. A espaldas de su madrastra, se viste como una reina y acude al baile de disfraces más importante de Londres. Lo que es más, consigue captar la atención de Benedict Bridgerton, el soltero más atractivo y encantador de la reunión. Sin embargo, pronto vuelve a enfrentarse a su cruda realidad, la de una hija ilegítima, pobre y sin recursos. El destino quiere darle una segunda oportunidad cuando entra a servir en casa de Benedict, aunque él no reconoce en ella a la hermosa joven a la que lleva años buscando. Ella es ahora una simple criada, incapaz de revelarle la verdad. La magia de aquella noche parece perdida para siempre ¿o quizás no?


DE PRINCESA RADIANTE...


Sophie vivió una infancia extraña. Todos sabían que era hija del conde de Penwood y, aunque éste nunca la reconoció como tal, cuidó de que no le faltara nada. Todo cambió cuando su padre se casó de nuevo, y la madrastra y sus dos hijas hicieron de la vida de Sophie una pesadilla. Muerto el conde, su testamento las obligaba a cuidar de la niña, pero nunca la consideraron una igual. Y tampoco le permitirían nunca que se atreviera a competir con ellas por las atención de los muy cotizados solteros de la familia Bridgerton, tan atractivos como bien situados. Antes, la echarían a la calle donde, suponían, no tendría jamás una oportunidad de acercarse a ellos.


...A CRIADA EN CASA DEL PRÍNCIPE


¿Quién era esa mujer extraordinaria? Benedict no puede olvidar aquella belleza enmascarada que le hechizó en un instante, a la que sólo conoce como la Dama Plateada por el color de su vestido y a quien, inconscientemente, le entregó su corazón.  Pero ahora, años después, se siente poderosamente atraído por una sencilla criada a la que salva de un asaltante borracho. Ella es la única que le hace revivir la emoción que le produjo la misteriosa enmascarada. Pero también ella parece fuera de su alcance, a causa de las insalvables barreras de clase que los separan. Sin embargo, la familia Bridgerton tiene muchos recursos para ayudar a uno de los suyos cuando surgen problemas de amor...




SUSCRIBETE POR EMAIL

  • Negro del icono del Amazonas

© 2020 BLANCA SANTORO